La explotación está situada en el Baix Empordà, en el pueblo de Parlavà, encima de un cerro con vistas al macizo del Montgrí. Los animales disponen de unas instalaciones adecuadas al bienestar animal, y un espacio de bosque autóctono donde pueden pastar libremente.