Los animales F1 nacen de una madre frisona y de un macho 100% Wagyú, dejamos que la madre lo lama, lo lave y así la ayuda a activar las constantes vitales, se encalostra lo más rápido posible y se pone en los boxes individuales para poder ofrecerles un trato cuidadoso y personalizado en los primeros días de vida.

A partir de los 20 días de edad se ponen en grupos de animales de la misma edad. Durante su vida se varía la alimentación según las necesidades que tienen en cada etapa.

A los dos años es cuando se empieza a infiltrar grasa al músculo y es cuando pasan al engorde final, los machos directamente y las hembras una vez han criado y la cría está valiente. En engorde final están 6 meses, hasta que los sacrificamos a los 30 meses de edad y así conseguimos la máxima calidad de carne.